Comprende las acciones orientadas a la creación y funcionamiento de comunicación, participación y responsabilidad de todo el pueblo de Dios en la vida y misión de la Iglesia. Tiene los siguientes subniveles:

1. Consejo Diocesano de Pastoral

Es un equipo de vida y misión que hace posible la participación del Pueblo de Dios en la elaboración de las propuestas pastorales. Este equipo lo integra el Obispo que lo convoca y preside, el Vicario diocesano para la pastoral; los responsables de las diversas comisiones de pastoral, los vicarios foráneos; algunos representantes del Consejo Diocesano de laicos; el Equipo Diocesano de Animación Pastoral (EDAP), el ecónomo de la Diócesis; y otras personas que el Obispo haya elegido.

Al Consejo Diocesano de Pastoral le corresponde: analizar la situación de la diócesis; elaborar, evaluar y proyectar la propuesta del Plan Diocesano de Pastoral; hacer estudios sobre cuestiones importantes para la vida y misión de la Iglesia local.

Meta de la primera fase: La Comunidad: Al finalizar la primera fase el Consejo Diocesano de Pastoral que peregrina en la Diócesis de Ipiales, ha avanzado hacia la madurez, ha fortalecido los diversos espacios de comunión, ha asumido, interiorizado y vivido el Misterio de Iglesia Local, en su novedad y originalidad al servicio de la transformación del mundo y la extensión del Reino.

Justificación de la meta

Realidad: El Consejo Diocesano de Pastoral de la Iglesia local de Ipiales ha tomado consciencia de su importancia en la marcha pastoral de la Diócesis, sin embargo falta mayor compromiso por parte de algunos integrantes del Consejo Diocesano de Pastoral.

Ideal: Los Integrantes del Consejo diocesano de la Iglesia Local de Ipiales han tomado consciencia del discernimiento de toma de decisiones en la marcha pastoral de la Diócesis.

Conversión: El Consejo Diocesano de Pastoral se compromete en el buen discernimiento y en la toma de decisiones de la marcha pastoral de la Diócesis para asumir la Evangelización con compromiso social.


2. Equipo Diocesano de Animación Pastoral (EDAP)

Es un equipo de vida y misión, representativo, integrado por un número máximo de 12 personas de distintas vocaciones eclesiales que sirve al dinamismo comunitario de la Diócesis en su conjunto (un niño(a), un joven, un religioso(a), rector del seminario, un del consejo Diocesano de Laicos, los vicarios foráneos, el vicario para la pastoral, etc.), es coordinado por el Vicario Diocesano para la pastoral.

Corresponde al EDAP: ayudar al Obispo en la realización de su ministerio profético de llamar a la conversión al conjunto de los bautizados para que como Pueblo de Dios responda cada vez más a su vocación a la santidad; profundizar y promover la espiritualidad comunitaria; servir al Consejo Diocesano de Pastoral como equipo técnico y elaborar, animar, acompañar e implementar el plan diocesano de pastoral de acuerdo con las orientaciones que le da el mismo Consejo; capacitar y ayudar a los Equipos Parroquiales de Animación Pastoral (EPAP) en la realización de su tarea; preparar y organizar la Asamblea Diocesana, así como otros encuentros que le son pedidos por el Obispo.

Meta de la primera fase: La Comunidad: Al finalizar la primera fase de la tercera etapa, el EDAP como corazón y cerebro de la Diócesis ha avanzado en el conocimiento del Plan Pastoral mediante la oración, discernimiento, reflexión, animación, programación y evaluación de las acciones pastorales, con el fin de avanzar en la madurez y fortalecimiento de las comunidades eclesiales germen del Reino de Dios y transformadoras de la sociedad.

Justificación de la meta

Realidad: El EDAP es un grupo de personas que oran, reflexionan, anima, programa y evalúa las acciones pastorales de la Diócesis, sin embargo es necesario consolidarlo mediante una mayor participación de los religiosos y laicos, para asumir su compromiso como organismo animador de la Evangelización de la Diócesis.

Ideal: El EDAP es un equipo representativo de personas donde están presentes los diversos carismas: Obispo, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos donde asumen sus compromisos mediante la orientación y animación de la Pastoral de la Diócesis.

Conversión: El EDAP ha de ser reestructurado y fortalecido con la participación de Religiosos y laicos; conoce mejor la metodología del proyecto pastoral; que haya más mística en sus miembros a fin de que cada uno aporte su experiencia para enriquecer el equipo y prestar un mejor servicio de animación pastoral. 


3. Equipo Parroquial de Animación Pastoral (EPAP)

Es un equipo de vida y misión, integrado por laicos, el cual se encarga del dinamismo del conjunto de la parroquia y tiene las siguientes funciones: hacer el análisis y el diagnóstico de la parroquia; ayudar a las diversas comisiones pastorales a elaborar su propia programación, promover la espiritualidad comunitaria; promover la formación bíblica, teológico-pastoral y espiritual de los agentes de pastoral; elaborar la programación anual de la parroquia y sus programas específicos, de acuerdo con la programación diocesana y asegurar la marcha armónica del conjunto, ayudando en las soluciones, de acuerdo con el párroco.

El EPAP es representativo, es decir sus integrantes presentan a toda la comunidad parroquial, está integrado el Párroco que lo preside, el vicario parroquial, un religioso(a) y unos 7 laicos que tengan buena formación espiritual y doctrinal. Son elegidos y nombrados por el párroco. Para cumplir su vida y misión programa diversos encuentros: de trabajo, de reflexión y estudio, de oración, de convivencia, y de evaluación. También en cada encuentro puede aplicar una metodología sencilla llamada FARO: porque en cada encuentro debe haber un espacio de Formación, de Acciones evaluadas y proyectadas, de crecimiento en las Relaciones interpersonales y de Oración.

Meta de la primera fase: La Comunidad: Al finalizar la primera fase de la tercera etapa, los EPAS han sido formados, animados y acompañados, para crecer en sentido de pertenencia a la parroquia y a la Iglesia Local mediante la realización de encuentros frecuentes.

Justificación de la meta

Realidad: Los EPAP de la Diócesis están conformados por religiosas y laicos comprometidos que colaboran en la realización de acciones pastorales. Hay poca integración entre sus miembros, inconstancia en la asistencia a las reuniones y escasa iniciativa en el momento de proponer acciones en pro de la comunidad parroquial.

Ideal: EPAP integrado por bautizados que viven su identidad de pueblo de Dios, han crecido en pertenencia, han experimentado la riqueza de la vida comunitaria y se preparan desde sus carismas a ofrecer, un servicio desde su ministerios específico.

Conversión: El EPAP como animador de la acción evangelizadora desde la parroquia se compromete con su formación integral, la vivencia de la espiritualidad comunitaria y la participación dinámica en las actividades que procuran la extensión del reino de Dios.


4. Asamblea Parroquial

Es el espacio de comunión, participación y de corresponsabilidad de los bautizados en la definición de las orientaciones pastorales que animan la vida y misión de la comunidad parroquial. Le corresponde discernir la voluntad de Dios sobre la parroquia; ofrecer el propio discernimiento sobre las decisiones pastorales que corresponden a la Asamblea Diocesana; aprobar la programación anual de la parroquia, presentada por el Consejo Parroquial de Pastoral; tratar los asuntos de mayor importancia para la vida y misión de la parroquia en el ambiente circundante y elegir los propios representantes a la Asamblea Vicarial o Diocesana, según sea el caso.

La Asamblea parroquial está integrada por el párroco que la convoca y preside, el vicario parroquial y/o diacono, los religiosos(as) que trabajan en la parroquia; los laicos coordinadores de los diversos comités parroquiales de pastoral, los coordinadores de los sectores y los miembros de los grupos apostólicos y movimientos de espiritualidad.

Meta de la primera fase: La Comunidad: Al finalizar la primera fase las Asambleas Parroquiales que peregrinan en la Diócesis de Ipiales, han fortalecido las estructuras parroquiales e implementado otras nuevas, han fortalecido los diversos espacios de comunión, asumen, interiorizan y viven el misterio de la Iglesia en su novedad y originalidad con el fin de avanzar en la madurez de su fe para asumir el compromiso eclesial de anunciar buena nueva del evangelio al servicio de la extensión del Reino de Dios y la transformación de su entorno social.

Justificación de la meta

Realidad: Las Asambleas Parroquiales han tomado consciencia de su importancia en la marcha pastoral de la parroquia, sin embargo, falta mayor compromiso y disponibilidad de algunos integrantes de las estructuras pastorales y sociales.

Ideal: Las Asambleas Parroquiales han madurado en el discernimiento de toma de decisiones en la marcha pastoral de la parroquia.

Conversión: Las Asambleas Parroquiales se comprometen en el buen discernimiento y en la toma de decisiones de la marcha pastoral de la parroquia para asumir la Evangelización con compromiso social.


5. Vicarios y Vicarías Foráneas

Se organizan en la Diócesis de acuerdo a la vecindad, cercanía o identidad cultural de una región, también en casos especiales y de acuerdo a la necesidad pastoral pueden ser personales, dichas vicarías la integran varias parroquias, son coordinadas por un presbítero llamado Vicario foráneo nombrado por el Obispo.
El Vicario foráneo fomenta y coordina la actividad pastoral común; procura el bienestar espiritual y material de los presbíteros, favorece su formación doctrinal; procura que se cumpla la disciplina eclesiástica en la liturgia, en los objetos de culto, en la administración de las parroquias; asegura las ayudas espirituales y materiales a los sacerdotes enfermos, y provee de todo lo necesario en caso de muerte de un presbítero y visita las parroquias.

La Vicaría es el espacio de diálogo de todos los presbíteros; es el espacio intermedio de encuentro de los agentes de pastoral, representantes de las parroquias, para sintetizar los aportes de las mismas a los organismos diocesanos. Espacio de comunión que favorece la coordinación de la acción pastoral que se refiere a realidades que superan las posibilidades de las parroquias, mediante Comisiones pastorales correspondientes a las diocesanas; y es el espacio para la formación de los agentes de pastoral.

Meta de la primera fase: La Comunidad: Al finalizar la primera fase, de la tercera etapa, los vicarios y vicarias foráneas de nuestra diócesis de Ipiales, han fortalecido su proceso de evangelización y renovación, mediante la animación pastoral, capacitación y formación de grupos de familia y comités parroquiales para crecer en comunión y participación con el fin de incidir en la transformación de la sociedad por el compromiso misionero.

Justificación de la meta

Realidad: El proceso diocesano de evangelización y renovación, ha hecho posible la conformación de cinco vicarias con sus respectivos vicarios foráneos.

Ideal: En un largo camino de crecimiento en la fe buscan fortalecer el compromiso misionero de los bautizados, como pueblo de Dios, Cuerpo de Cristo y Templo del Espíritu Santo.

Conversión: Esta acción pastoral exige a vicarios y vicarías a profundizar en la fe, en la oración y en la Palabra de Dios para trabajar en todos los espacios de comunión eclesial y así llegar a un verdadero compromiso como discípulos y misioneros del Evangelio.


6. Equipo de Coordinación Sectorial

Es el equipo de vida y misión con que cuenta el párroco para la conducción y coordinación de la acción pastoral en cada sector. Sus funciones consisten en asegurar la ejecución del programa parroquial en los diversos sectores pastorales, coordinar las actividades de los diversos comités de pastoral presentes en el sector, asegurar el buen funcionamiento de la red de mensajeros y procurar por todos los medios, que el conjunto de los bautizados y las personas de buena voluntad se integren en el itinerario de evangelización permanente del Pueblo de Dios. Está integrado por un coordinador(a), secretario(a) y un laico animador de la pastoral.

Meta de la primera fase: La Comunidad: Al finalizar la primera fase de la tercera etapa, los ECS de la Diócesis de Ipiales han avanzado hacia la madurez, mediante la capacitación mensual, la experiencia de Dios con la Lectio Divina, la vivencia de la fraternidad y el compromiso misionero en sus sectores para la transformación de las comunidades y extensión del Reino de Dios.

Justificación de la meta

Realidad: Los ECS están organizados en todas las parroquias y zonas pastorales de la Diócesis de Ipiales. Ellos son la mano derecha del párroco y del EPAP en el proceso de pastoral. Tienen conciencia de pertenencia a la Iglesia y compromiso misionero. Han recibido capacitación mensual. Falta organizar ECS en algunos sectores.

Ideal: Dios quiere que hagamos una evangelización con comunidades bien organizadas. El cuarto Criterio Pastoral nos recomienda evangelizar por medio de las estructuras pastorales, necesitamos ECS con experiencia de Dios y gran compromiso misionero.

Conversión: Es necesario consolidar los ECS existentes y organizar en los sectores que faltan, continuar con su formación Bíblico doctrinal, su compromiso misioneros, la vivencia de la fraternidad para que nuestra Iglesia Particular avance en su renovación y dilatación del Reino de Dios.


7. Medios de Comunicación Social

Tiene como tarea impulsar las comunicaciones de la Diócesis y las herramientas de las redes sociales. Tiene como funciones: mantener una comunicación adecuada, permanente y ágil con toda la Diócesis, a través de los medios masivos (televisión, radio, periódicos, revistas e internet) que nos mantiene informados del acontecer pastoral, además de comunicarse a través de la más moderna tecnología, que mantiene a todos los sectores de la diócesis articulados y unidos en un mismo espíritu y en un mismo camino pastoral, promover la producción y difusión de la información útil para la vida y misión de la Iglesia, capacitar a los diversos organismos diocesanos y grupos apostólicos en el adecuado uso técnico y pedagógico de estos medios, contribuir a la formación de la conciencia crítica de los cristianos en orden al buen uso de las Tecnologías de Información y Comunicación Social (TICS); gestionar la página web, los correos electrónicos, articular la comunicación a través de los diversos medios de propiedad de la Iglesia, de asociaciones comerciales y comunitarios; tanto en lo que se refiere a las informaciones de la Diócesis, cuanto a la evangelización y a sus programas; también la comisión tiene la responsabilidad de promover la presencia de la Iglesia en los TICS en lo que se refiere a la información religiosa y a la evangelización del pueblo; capacitar a quienes trabajan con estos medios.

Meta de la primera fase: La Comunidad: Al finaliza la primera fase los Medios de Comunicación Social de la Diócesis de Ipiales: Radio Las Lajas, Rumba Stereo y Canal 24 Tv Ipiales han fortalecido su equipo humano, técnico, legal y financiero; han fortalecido la Evangelización, han ampliado su cobertura; han reorganizado y fortalecido la Red de reporteros parroquiales (REDIREP) y han ampliado espacios para crecer en Comunión y Participación y han contribuido para que el Pueblo de Dios avance en la madurez de la fe y asuma el compromiso eclesial de anunciar la Buena Nueva al servicio de la extensión del Reino de Dios y la transformación del entorno social mediante el fortalecimiento de la Comisión de Medios, la gestión administrativa, el diseño y programación de contenidos con los comunicadores pastorales y todo el pueblo de Dios.

Justificación de la meta

Realidad: Nuestros Medios de Comunicación Social de la Diócesis de Ipiales, Radio Las Lajas, Rumba Stereo y Canal 24 TV Ipiales, están legalmente constituidos y han contribuido con su programación a fortalecer el PDRE, a la formación y la recreación del pueblo de Dios, sin embargo es necesario gestionar mas recurso financieros, humanos y técnicos para dar continuidad al proceso de evangelización.

Ideal: Nuestros Medios de Comunicación Social de la Diócesis de Ipiales, Radio Las Lajas, Rumba Stereo y Canal 24 Tv Ipiales, cuenta con equipos humanos, técnicos y recursos financieros que animan y dan sentido a la acción evangelizadora con comunicadores pastorales maduros y capaces de asumir su compromiso social y eclesial.

Conversión: Los Medios de Comunicación Social de la Diócesis de Ipiales y los comunicadores pastorales nos comprometemos a difundir todos los contenidos de la Nueva Evangelización y apoyar las iniciativas que permiten a los bautizados avanzar en la madurez cristiana para asumir la Evangelización con compromiso eclesial.


8. Consejo Económico Diocesano (CED)

Aquí se planifican todas las acciones encaminadas a financiar las acciones pastorales de la diócesis.

Meta de la primera fase: La Comunidad: Al terminar la Primera fase de la Tercera etapa, el Presbiterio Diocesano y el Pueblo de Dios estará más consciente sobre la importancia del aporte económico y de las ofrendas para la tarea evangelizadora y la construcción de la Iglesia viva, liberando la celebración de los Sacramentos de todo arancel en cuanto sea posible, para continuar en el proceso de la conformación de Comunidades Eclesiales evangelizadas y evangelizadoras.

Justificación de la meta

Realidad: Al pueblo de Dios le falta conciencia sobre la importancia del aporte económico y de las ofrendas para avanzar el proceso de renovación y evangelización y la tradición de los aranceles por los sacramentos, no es de buen recibo por parte de la comunidad.

Ideal: Que los fieles y los sacerdotes seamos conscientes de la importancia del dinero para cumplir nuestra misión evangelizadora y administremos con responsabilidad y transparencia los recursos y aportes de los fieles.

Conversión: Optar por el cambio de mentalidad en el tema de lo económico tanto a Obispo presbíteros y pueblo de Dios, mediante charlas y talleres sobre la necesidad de los aportes económicos y ofrendas para la evangelización.

Consejo Económico Parroquial (CEP)

Aquí se planifican todas las acciones encaminadas a financiar las acciones pastorales de la diócesis.

Meta de la primera fase: La Comunidad: Al terminar la Primera fase de la Tercera etapa, el Consejo Económico y comunidad parroquial estará más consciente sobre la importancia dela consecución de recursos económicos y de las ofrendas para la tarea evangelizadora y la construcción de la Iglesia viva, liberando la celebración de los Sacramentos de todo arancel en cuanto sea posible, para continuar en el proceso de la conformación de Comunidades Eclesiales evangelizadas y evangelizadoras.

Justificación de la meta

Realidad: Al pueblo de Dios le falta conciencia sobre la importancia del aporte económico y de las ofrendas para avanzar el proceso de renovación y evangelización y la tradición de los aranceles por los sacramentos, no es de bien visto por parte de la comunidad.

Ideal: Que los fieles y el párroco sean conscientes de la importancia del dinero para cumplir nuestra misión evangelizadora y administremos con responsabilidad y transparencia los recursos y aportes de los fieles.

Conversión: Optar por el cambio de mentalidad en el tema de lo económico tanto al Consejo Económico, estructuras pastorales y pueblo de Dios, mediante charlas y talleres sobre la necesidad de los aportes económicos y ofrendas para la evangelización.

Formación de laicos

Escuchando al Papa

Un encuentro con la Palabra (2)

Conociendo Nuestra Diócesis

Lectio Divina

Descargas

Localización

Calendario de Eventos

Noviembre 2018
L M X J V S D
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Galería de Imágenes

Galería de Videos